El Orgullo de ser Latino, Gente Latina Magazine

¿CUÁNTO DINERO PAGÓ LA FAMILIA DE MONTOYA PARA QUE FUERA AUTOMOVILISTA?

Juan Pablo Montoya

99

Como todo en la vida, son contactos y dinero. Claro, el talento viene de la mano en el mayor de los casos, pero no neguemos que todas las anteriores son la mezcla perfecta para alcanzar el éxito. De hecho muchas personas han pagado precios altos por ser famosos y no estamos hablando explícitamente de dinero, cuando se trata de mujeres, aunque él dice que la fama le importo poco, el corre para ser el mejor. Pero el día de hoy les traigo la historia de uno de los corredores de autos más amados y odiados de la historia del automovilismo.
Juan Pablo Montoya se inició en el karting a temprana edad y así fue como participó en la fórmula Fisher Price, carreras de Karts, en la Barber Saab y en la fórmula Renault. Luego llegaron las 500 millas de Indianápolis y la fórmula Cart (hoy IndyCar).

Su padre Pablo, un apasionado de los deportes de motor fue el que le inició en esta práctica y no paró hasta ver que su hijo llegara a la cima. En una entrevista, confesó realmente el costo de la carrera del deportista.

Cuando Juan Pablo quedó de tercero en el campeonato Barber Saab en USA, hablaron con el reconocido instructor Peter Argentzinger, él les recomendó irse para Europa porque tenía conexiones con el equipo de Jackie Stewart, un legendario ex corredor de Fórmula 1. Obviamente esto no fue gratis para la familia Montoya, ellos tuvieron que pagar el tiquete aéreo de Peter, para que éste asistiera a la boda de un amigo en Inglaterra.

Aquel contacto (Stewart), se reunió con Juan Pablo y su padre, después de preguntarle sobre su experiencia, le dijo que lo sentía mucho, que eso no le servía para nada y que si era tan bueno como decía se metiera a otra escudería, Vauxhall Lotus. Que si le daba resultado seguramente ellos lo contratarían después. Después de haber incurrido en el gasto de esos tiquetes aéreos para su contacto, estaban aburridos y decepcionados. Ellos no hicieron caso, decidieron seguir buscando y consiguieron un test final para el final de la temporada. Esta prueba se utiliza para evaluar las habilidades de los pilotos y depende de eso la cantidad de dinero que les cobran a los corredores. A un piloto bueno le cobran poco. Y a los Montoya se les había dicho que correr en una temporada de la Vauxhall Lotus costaba 330,000 libras. Su resultado en esta prueba fue tan sorprendente para todos los espectadores, que no les cobraron las 4000 libras que costaba el test, y regresaron a Colombia muy animados. A los días recibieron un fax del equipo Paul Stewart Racing, en el que decían que Juan Pablo había sido seleccionado como el segundo piloto de la escudería para la temporada 1995 y la categoría Vauxhall Lotus.

Les pidieron la suma de 70,000 libras esterlinas y ocho días de plazo para hacer el pago. El padre de Montoya hipotecó su casa y en una semana estaba transfiriendo ese dinero al equipo, de forma que su hijo, quedó montado en uno de los mejores equipos Europeos. Con los buenos resultados de su hijo en esta temporada obteniendo el tercer puesto junto con los patrocinios que consiguieron, logro deshipotecar la casa y sin arrepentimientos dice “Cualquier esfuerzo que se haga para ayudar a desarrollar el futuro de un hijo vale la pena”.

¿TE HUBIERAS IMAGINADO?

  1. Es el décimo piloto más valorado del automovilismo moderno y en dicha lista, entre los primeros 20 es el único latinoamericano.
  2. No le gusta dar entrevistas, ni autógrafos.
  3. En Colombia, su país natal, es amado por los triunfos que ir ha brindado a sus seguidores y odiado por su forma de ser tan apática.
  4. Una proeza al alcance de pocos, que Montoya logro, fue ganar las célebres 24 horas de Daytona, en dos temporadas consecutivas (2007-2008).
  5. En los primeros años de su carrera, viajaba en aviones de carga con cinco cobijas para no congelarse y se alimentaba solo de McDonald’s y cereal porque no tenía dinero para viajar en aviones de turismo ni comer otra cosa.
  6. Juega golf en las mañanas y monta bicicleta dos horas diarias.

 

Comentarios