Diez chicas, cuatro retos, un segundo concurso y las primeras dos nominadas: así de sorpresiva fue la primera gala de “Nuestra Belleza Latina”

0 20

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

En la apertura de la primera gala de “Nuestra Belleza Latina” 2018 quedó claro que el lema de esta nueva temporada del programa es el empoderamiento femenino. Con Maite Perroni de rodillas en el escenario mientras comenzaba a entonar “Así Soy” junto a Karol G y Chiquis Rivera, arrancó la competencia por el título a “Nuestra Belleza Latina”. A ellas se unieron, marchando, las 30 semifinalistas y juntas armonizaron un increíble coro de empoderamiento femenino. Esa canción fue el último acto en el que participaron juntas, pues tras su presentación se conoció quiénes seguirán participando en la competencia.

Justo antes de anunciar sus nombres, la conductora del programa, Alejandra Espinoza, sorprendió al público al estrenar un nuevo look. Vestida de color platino y con una encantadora minifalda, la ganadora de “Nuestra Belleza Latina” 2007, lució espectacular con su nuevo estilo de cabello: más corto y súper liso, el cual enseguida recibió la aprobación del público con un prolongado aplauso.

St. Jude Children's Research Hospital - Donate

Tras despedir a las chicas que no seguirán en el programa, se dividió a las 20 finalistas en 5 grupos de 4 y se les presentó 4 desafíos diferentes: ‘Instagram stalker’, ‘Comercial interrumpido’, ‘El reto del chícharo’ y ‘Presentación interrumpida’. Cada uno de estos retos, puso a prueba la capacidad de las concursantes de mantener el control escénico frente a circunstancias adversas así como su capacidad de improvisación.

Por ejemplo, frente a una pantalla con fotos de redes sociales (‘Instagram stalker’), la concursante tenía que mostrar su creatividad narrativa al explicar las fotografías de algunas celebridades, mientras que en ‘Comercial interrumpido’, se convertían en la modelo que destacaba las propiedades de los productos NBL, toda vez que dos personas las jalonean por todos lados.

El ‘Reto del chícharo’ consistía en presentar una noticia leyéndola del teleprompter mientras mantenían la compostura a pesar que, desde la sala de control la productora (Francisca Lachapel en su personaje de Mela) le hablaba sin parar a través de un audífono (chícharo) y le hacía solicitudes insólitas.

Finalmente, en la ‘Presentación interrumpida’, la participante cantaba una canción, a pesar de ser bombardeada por una lluvia de proyectiles.

Estas pruebas marcaron un nuevo grado de dificultad en este reality. Esto se hizo evidente cuando la misma Alejandra Espinoza, al tratar de limpiar el cabello de Migbelis Castellanos, a quien la prueba de ‘Comercial interrumpido’ la dejó con el pelo blanco, exclamó: “¡Qué asco! ¡Esto es mayonesa!”.

La decisión de los jueces no estuvo nada fácil porque en la mayoría de los casos las competidoras se desenvolvieron con suma destreza. Esto hizo que la primera controversia del programa no estuviera a su cargo, sino de los miembros del jurado.

En el momento de anunciar a cuál de las finalistas había hecho mejor, en más de una ocasión Giselle Blondet, pidió a Alejandra Espinoza que le permitiera tiempo adicional para que pudieran seguir deliberando.

Precisamente el momento más ríspido de la noche lo protagonizaron dos miembros del jurado: Jomari Goyso y El Dasa. Este sucedió cuando estaban calificando el desempeño de Andrea González en ‘Instagram stalker’, y el cantante mexicano trató de defenderla, algo que no le gustó al juez español.

En lo que sí estuvieron de acuerdo los cuatro jurados fue en otorgarle a Vanessa Romo una de las primeras llaves de la mansión, pues ella siguió inamovible en su ‘Presentación ininterrumpida’ aun cuando fue bombardeada incluso con una enorme banana inflable.

Las diez llaves de la codiciada residencia se le dieron a cuatro mexicanas: Nancy Alejandre, Andrea Bazarte, Elvira Reyes y Vanessa Romo; a dos puertorriqueñas: Carmen Batiz-Puerto y Nobiraida Infante-Puerto; a una venezolana: Migbelis Castellanos, a la mexico-panameña Brenda Smith, a la hondureña: Yaritza Owen; y a la dominicana Ceylin Rosario. Y, aunque finalmente 10 fueron elegidas para ir a la mansión NBL-U, dos de ellas entraron en condición de nominadas y el público podrá elegir quien continua en la competencia por medio de la aplicación Univision Conecta. Las primeras dos nominadas son Andrea Bazarte y Nobiraida Infante.

La gran sorpresa de la noche fue que no solo estas chicas serán parte del programa, las otras diez permanecerán en la competencia pero en su versión digital. Una novedad nunca antes vista en el programa.

Las diez chicas que competirán en Segundo Chance son las puertorriqueñas: Leslie Oquendo, Lauri Simpson y Desiré Ortíz; las cubanas Massiel Mantilla y Sheila Laza. También, hay dos dominicanas: Ivy Siskos y Jessica Castillo; mientras que México, Venezuela y Colombia tienen una representante cada uno: Lizzy Arredondo, Andrea González y Arana Lemus, respectivamente.

La gala cerró con la presentación de Karol G, quien está nominada a dos Latin GRAMMYs y cantó dos de sus grandes éxitos, ‘Mi cama’ y “Pineapple”. Y así, al compás de esos ritmos todas las candidatas realizaron su último desfile.
Texto cortesía de NuestraBellezaLatina.com.

Fotos cortesía de NuestraBellezaLatina.com


Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept